Dragonslayer

“El dragón del lago de fuego”

El dragon del lago de fuego - Dragonslayer (1981)¡Qué gran reencuentro! Gracias a “La Sexta 3” este sábado (18-05-2013) me he reencontrado con una de esas películas que me impresionaron de niño y que jamas pude repasar por no saber su título. Fue una película que a la tierna edad de 5 ó 6 años, aún aterrorizándome, se quedó grabada en mi memoria como una de las películas de mi infancia, y seguramente una de las primeras que recuerdo. Supongo que su título en castellano (“El dragón del lago de fuego”) no ayudó mucho a mi débil memoria; no es que me parezca malo, pero si que me parece un poco anodino sobretodo si lo comparamos con su título original “Dragonslayer” (desgraciadamente eso de mantener el título original en España no se llevaba en los 80s).

Tras terminar de ver no se que telefilme cutre tirado en el sofá de casa, cambiaron el formato de emisión a 4:3 y desde el minuto uno tuve la intuición de que estaban emitiendo aquella película que hace mas de 30 años había visto (lo sé porque la vi en el cine y esta peli se estrenó el año 1981).

Dejando el tema de mi edad a un lado, lo mas normal habría sido que mi percepción y consecuente opinión respecto a este filme hubiera cambiado completamente, tal y como me pasó con “Xanadu” (1980) (filme que no ha aguantado muy bien el paso del tiempo; hoy no sería capaz de verlo entero de lo pesado que es), del que afortunadamente logro mantener el recuerdo del amor platónico infantil que aquellas alegres musas patinadoras de piernas esbeltas despertaron en mi… bueno, que me disipo otra vez. El caso es que me volvió a parecer un peliculón. Una historia de dragones, magos, plebeyas y princesas, reyes y el final de todo aquél mundo mitológico por culpa de la llegada del cristianismo institucional: la iglesia. Nada habitual en una película Disney (que esta lo es), combinando una historia ‘para toda la familia’ con escenas mas duras de lo que cabría esperar de esta productora, con una pequeña sátira sobre la relación entre la iglesia y el poder en la anteúltima secuencia del filme.

Unos efectos especiales espectaculares para la época y para hoy en día, montados con un gusto excelente, dando la duración exacta a cada plano para que nunca cante el efecto, mostrando lo necesario para que el espectador logre sin dificultad generar la imagen del monstruo en su imaginación (aunque al final el bicho se vea entero). Es una auténtica muestra de las posibilidades de los efectos de la época (stop motion, modelos mecánicos, todo tipo de efectos de revelado…), con la fisicidad que se logra con la grabación de objetos reales, que parece que e a los ordenadores aún les cuesta alcanzar.

La fotografía, acompañada por una mas que acertada ambientación, es igualmente impresionante; todo ello mostrado con un tempo algo mas pausado que a lo que el cine actual nos tiene acostumbrado, lo cual no me parece en absoluto un defecto en esta película; la narración fluye sin prisa pero sin pausa.

Tal vez el casting sea uno de los puntos mas flacos de esta película, con actuaciones no demasiado memorables, o tal vez Disney eligió un reparto de aspecto ‘amable’ para rebajar el tono de la película, dando por ejemplo el papel protagonista Peter MacNicol (Ally McBeal, 24, Numb3rs, y un larguísimo etcétera) difícil de asimilar como héroe épico.

Sin mas os dejo con el trailer de “Dragonslayer” (1981):

Título original: “Dradonslayer
Director: Matthew Robbins
Año: 1981

-Félix Vinagre-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s