“En la casa”

No se para que voy al cine a ver películas inteligentes. Lo único que consigo es deprimirme al hacerme tan consciente de mi estupidez. Personajes inteligentes (junto a otros no tanto) combinados con brillantez en historias cuyo objetivo es trascender, dando lugar a una “idea” (o conjunto de ideas) abstractas que de no haber sido realizada esa obra jamas habría existido, idea que con los mismos matices ella será para siempre la única en su espacie.

¿Pero qué pinto yo en todo esto? Soy un espectador que vive en una minúscula realidad dentro de otra que le viene grande, y de la que nada comprende; tan solo puedo sentirme agradecido por recibir con asombro tanta genialidad, de la que yo no participo.

Mañana es lunes. Entrare en mi rutina semanal olvidando mi total y absoluta contingencia (no como el señor alcalde “absoluto y necesario”), enterrando (que no borrando) el sentimiento de fracaso que ya se ha convertido en un continuo latente en mí.

“En La Casa” (“Dans la maison”, François Ozon, 2012)

“En La Casa” (“Dans la maison”, François Ozon, 2012)

Este domingo he visto “En La Casa” (“Dans la maison”, François Ozon, 2012); un film lleno de matices, abierta a diferentes interpretaciones y muchos niveles de lectura; pero ha sido algo mucho mas infantil lo que ha desatado toda esta ola de autocompasión: ¡Odio a los listillos! No soporto a los personajes (por ficticios que sean) demasiado inteligentes, y todavía los odio mas si están bien construidos y sea obvio que la inteligencia sea el una cualidad necesaria en el personaje para la consecución de los significados de la obra. Por si termináis viendo esta película (una gran película en mi opinión), yo se que de haber sido uno de sus personajes habría sido uno de los engañados y humillados. Supongo que lo que mas dispara nuestros sentimientos son los mensajes mas infantiles e irracionales, viniendo después los discursos racionales que dependiendo de nuestra forma de ser apaciguará esos sentimientos (este es el caso de la gente mentalmente equilibrada), o los reforzara (aquellos que viven en “crisis”); lo que me ha llevado de sentirme identificado con los engañados en la ficción, a sentirme engañado en mi mundo “real”. Es paradójico que en absoluto me arrepienta de haber visto esta película, así que el domingo que viene volveré a ir al cine a sufrir rayándome yo mismo y mi mecanismo.

Título original: “Dans la maison
Director: François Ozon
Año: 2012

-Félix Vinagre-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s